martes, 25 de marzo de 2008

En busca (del capitulito) del Valle Encantado


A continuación transcribo la conversación que he mantenido esta tarde con Ale. La comparto en este blog (sí, ya lo sé, en estado de semiabandono) por dos razones: la primera es que creo que la situación no tiene desperdicio, y la segunda es porque quiero acordarme de esto cuando pasen los años (realmente, ese es el auténtico leitmotiv de todo el blog).

- Papá, hoy quiero que me pongas la película de Piecito

NOTA DEL PEDANTOR: Con "la película de Piecito" se refiere en realidad a toda la saga de películas de En Busca del Valle Encantado (van por la 13ª parte, y Ale las tiene todas, evidentemente). Piecito es su protagonista, un apatosaurus (en la peli los llaman "cuellilargos" por razones obvias) huérfano y cantarín (parece ser que no son características excluyentes) al que le gusta meterse en líos junto a su pandilla de amiguitos dinosaurios.

- Bueno, hijo, ¿quieres algún capítulo en especial? (deseando que diga "el uno")

- Pues quiero el capítulo en el que Petri y Patito tienen miedo a las grandes aguas

Uf. Sé que Petri es el pequeño pterodáctilo que habla de sí mismo en tercera persona. También sé que Patito es el parasaurolophus (bueno, esto lo sé ahora, porque lo he buscado en la wikipedia), el bicho ese de la cabeza alargada. Pero la verdad es que no tengo ni idea de en qué episodio a ambas especies les unía ese "canguele" a las grandes aguas.

Opté por probar suerte:

- Ale, ¿y qué número es ese?¿el 9? (es mi dorsal en los equipos de básket)

- Pues...es la película en la
que Petri y Patito tienen miedo a las grandes aguas

Me temía una respuesta de este estilo.

- Sí, Ale, pero es que yo no sé qué película es esa.

- ¿Como que no, papá? Si te lo estoy diciendo:
es la película en la que Petri y Patito tienen miedo a las grandes aguas

- Ya...pero no sé que número le co-rres-pon-de.

- Pues dímelo tú, papá, el número ese.

- ....

- ¡¡ Venga, papá, dímelo !!

En este punto se me empieza a escapar ya la típica risa nerviosa de quien se sabe que está en una situación tan ridícula como apurada. Ale, en cambio, no se ríe. Más bien se me queda mirando expectante, con esos ojazos, muy serio.

Improviso:

-Tengo una idea, Ale. Vamos a leer los títulos de todas las películas a ver cuál puede ser el episodio ese de las grandes aguas.

-¡¡ Vale, vale, vamos a leerlos !!

Para poneros en situación, a continuación os pongo los trece títulos que componen la saga:

  • En Busca del Valle Encantado I: En Busca del Valle Encantado
  • En Busca del Valle Encantado II: Aventuras en el gran valle
  • En Busca del Valle Encantado III: La fuente de la vida
  • En Busca del Valle Encantado IV: Viaje a la tierra de las brumas
  • En Busca del Valle Encantado V: La isla misteriosa
  • En Busca del Valle Encantado VI: El secreto de la roca del saurio
  • En Busca del Valle Encantado VII: La misteriosa piedra de fuego
  • En Busca del Valle Encantado VIII: La gran helada
  • En Busca del Valle Encantado IX: Travesía a los océanos
  • En Busca del Valle Encantado X: El viaje de los cuellilargos
  • En Busca del Valle Encantado XI: La invasión de los diminusaurios
  • En Busca del Valle Encantado XII: El gran día de los voladores
  • En Busca del Valle Encantado XIII: La sabiduría de los amigos
Como me imaginaba, tras leerle pacientemente todos los títulos Ale me mira un tanto extrañado: no hay ninguno que mencione a las "grandes aguas". Le explico que con ese término metafórico posiblemente se refiera a los océanos, por lo que seguro que se trata de la 9 (¡¡ resulta que acerté !!). Ale entiende la metáfora y parece que se da por satisfecho.

Así que pongo la peli en el DVD y le doy al play, ya con cierta curiosidad por saber por qué demonios al Petri y al Patito le entra la agorafobia cuando ven el mar.

Tras cinco minutos de metraje...

- Papá.

- Qué.

- Esta no es
la película en la que Petri y Patito tienen miedo a las grandes aguas.

Aunque ya me lo venía venir, se me atragantan las palomitas.
Vuelvo a repasar los títulos y me decido por probar suerte con la 5, "La Isla Misteriosa". Ahí debe aparecer también mucha agua, digo yo, y además soy fan confeso de Lost (Perdidos) y el título me da buen rollo.

Le doy al "play".

Piecito y sus amigos, por quinta vez, deciden marchar en busca de comida tras sufrir el ataque de una plaga de langostas prehistóricas que, literalmente, se come el Valle Encantado, dejándolo más seco que la mojama.

Tras un par de canciones y algún que otro encuentro con "dientiagudos" (los dinosaurios carnívoros), nuestros amigos coronan una colina desde donde divisan por primera vez el mar (creen que es un gran lago, los pobres). Esto tiene buena pinta, me digo.

Al acercarse a la orilla, Piecito casi vomita al beber el agua salada, y una ola se lleva por delante al Patito y al Petri. La cosa se queda en un buen susto, pero parece que ya quedan traumatizados por las "grandes aguas". Misión cumplida, papá.

Moraleja: los dinosaurios no se extinguieron por culpa de una gran helada, ni por los meteoritos, ni por la falta de alimento, sino por el estrés que todo ello le generaba. Ahora lo entiendo.





2 comentarios:

Marta dijo...

Hola!! Que peazo conversación, desde luego no tiene desperdicio jajajajaja. En mis tiempos mozos solo habia una pelicula de piecito que nos poniamos el lolo y yo una y otra vez :D
Besitos!

jcroldan dijo...

Pues a mi lo que me parece interesante es que Ale se fijara en lo del miedo a las grandes aguas y no se acordara de lo de las langostas y lo de la isla y todo eso. Es curioso como funciona la memoria selectiva en los niños. El lunes se lo preguntamos a Manolo, jejejeje

Un abrazo, ;-)